Search

ARTÍCULOS

25.06.2021 Actualidad Sociedad

Por Guille Fernández

Si hay algo de lo que pecamos, los que habitamos en el gran oasis occidental, es de creernos el centro de todo el universo conocido y no solo eso, también creemos, con toda la fuerza provista por ese egocentrismo que nos caracteriza, que nuestro paradigma social, económico y político, forman el único entramado válido para configurar una sociedad próspera. Esté, provee nuestras instituciones, unas instituciones cada vez más decadentes, unas instituciones que se tambalean cada vez más y más, esperando al filo de un nuevo amanecer.

Esta actitud lleva presente en nuestra sociedad desde antes del colonialismo, ya en la edad media servir a un señor feudal te garantizaba una seguridad, una estabilidad y ciertamente, un propósito en la vida. Este ``sentimiento´´ establece una base antropológica que constituye gran parte de nuestra identidad, la pertenencia a un gran conjunto, un grupo conformado por grupos, la gran `` matrioshka´´ que lo engloba todo, un gran reino feudal que nos dirige hacía un supuesto propósito que se puede alcanzar por medio de lo colectivo o lo individual; el progreso… O bueno, algo así…supongo…

Ahí esta la cuestión, no existe en la actualidad esta meta, la hemos perdido y esta ha sido sustituida por otras, mucho más concretas y en cierto modo, mucho más conflictivas.

Si hay que establecer un punto de partida, sin lugar a dudas este sería el final de la primera década del siglo XXI, donde se juntan dos hitos históricos determinantes, la crisis de 2008 y el comienzo del uso masivo de redes sociales. La crisis supuso un punto de inflexión que rompió con la idea del progreso constante; los hijos ya no contaban con la seguridad de vivir mejor que los padres y con el uso de las redes comenzó ese ``exilio hacia las montañas´´ que ahora todos conocemos, la aparición del tribalismo de las identidades; los individuos comienzan a recluirse en grupos cada vez más acotados por sus características comunes, alejándose de la pluralidad.

En este nuevo paradigma social el foco reside en el conflicto entre grupos, motivado por el activismo en redes, partidos radicales y una ``post-política´´ casada con el corporativismo, donde la censura y la cancelación están a la orden del día y se respira una constante hostilidad. Siendo el único fin, resignificar conceptos ya establecidos; un ejercicio que podría llevarnos a buen puerto si no fuera por la enorme crispación, presencia de ideología, fanatismo y la falta de autocrítica y reconciliación por parte de los grupos enfrentados.

Por todo esto, no es de extrañar que el progreso, en este momento, se esté forjando en otra parte del globo, en Asia, si bien es cierto que cuando se nos habla de este alejado continente, automáticamente pensamos en China y en su ``comunismo raro´´ y aunque obviamente, muchos de estos países todavía deben lidiar con sus demonios internos: la presencia autoritaria, censura, prohibiciones y ciertos brotes autoritarios… El crecimiento, tanto económico como social es innegable.

Singapur, por ejemplo, era considerado un país inviable antes de 1960, pasó a ser un modelo mundial en la actualidad. Registrando algunos de los mejores índices a nivel global, en varios aspectos: es uno de los centros financieros y de comercio más grandes del mundo; es el segundo puerto más importante, con mayor volumen de actividad; sus políticas e infraestructuras de manejo del recurso hídrico son unas de las más eficientes; se clasifica como el tercer país con mayor ingreso per cápita a nivel global, además de figurar entre los primeros países en las listas internacionales de educación, sanidad, transparencia política y competitividad económica, a este país le sigue Vietnam, que llama la atención a inversión extranjera, sobre todo a empresas tecnológicas, gracias a su jurisdicción offshore, baja tributación, una posición geográfica y clima excelentes. Hay que destacar también países como Tailandia, Filipinas o Malasia y no es de extrañar que estos sigan creciendo de manera exponencial los años venideros.

En fin, tampoco me refiero a que haya que copiar estos sistemas al pie de la letra.La cuestión, es que, estamos viajando hacia una nueva configuración internacional, en la cual la hegemonía sociocultural y económica puede relevarse a estos países.

No estoy diciendo tampoco que esto sea bueno o malo, o que pueda incluso suceder, al fin y al cabo, todo podría virar hacia otra dirección o simplemente permanecer.


Por Michelle Le Boucher

Continuamos con el hilo de la visibilidad del abandono animal, pero esta vez de la mano de la asociación de "Perros Abandona2" situada cerca de la UCAM.

En ella nos recibirán con las manos abiertas para contarnos un poco acerca de su labor, mostrarnos sus instalaciones y disfrutar del cariño de sus animales.

Edición por Andrea Rosales


Por Michelle Le Boucher

En esta entrevista daremos visibilidad al abandono animal así como al papel tan importante que realiza una organización de la facultad de veterinaria de la Universidad de Murcia (UMU).

En ella dos voluntarias nos hablarán acerca de su proyecto y contaremos con la presencia de unos protagonistas un tanto especiales.